Unidad 4. Reglas de conducción de voces

funambulistaLa escritura coral a 4 voces utilizada en la armonía de escuela imita de forma aproximada el estilo del coral luterano desarrollado desde mediados del siglo XVI hasta la época de J. S. Bach, a principios del s.XVIII.

En esta unidad estudiaremos el conjunto de reglas de conducción que gobiernan este estilo, reglas que hemos tratado de forma más elemental en la Unidad 2 y que seguiremos ampliando en sucesivas unidades, según vayamos incorporando nuevos acordes.

Las  reglas de conducción de voces pueden agruparse en cuatro categorías principales:

  1. Reglas que conciernen a la disposición de las voces.
  2. Reglas que conciernen al movimiento melódico de cada una de las voces.
  3. Reglas que conciernen al movimiento armónico entre dos voces.
  4. Reglas que conciernen a las notas de resolución obligada, y que por ahora afectarán únicamente a la sensible.

El conocimiento y aplicación de estas reglas permitirán al estudiante realizar enlaces de acordes mas libres y variados que los practicados hasta ahora, vistos en la Unidad 2.

1. Disposición de las voces

En la escritura coral a 4 voces en estilo clásico las voces deben disponerse del siguiente modo:

  • Tesitura: Cada voz debe ceñirse a la tesitura de cada una de las cuerdas vocales básicas (soprano, alto, tenor y bajo), sin abusar de los registros extremos (en el límite superior o inferior). De este modo, cada voz dispondría aproximadamente de un registro de una doceava a partir de los límites inferiores Do4 (soprano), Sol3 (alto), Do3 (tenor) y Fa2 o Mi2 (bajo).
  • Distancia: Dos voces adyacentes no deberían distar más de una octava, pues afectaría negativamente al empaste entre las voces. El bajo es la única voz que está exenta de cumplir esta regla y puede distar más de una octava del tenor cuando sea preciso.
  • Cruzamiento: En ningún momento una voz más aguda debería situarse por debajo de una voz más grave, o viceversa. El unísono entre dos voces adyacentes sí está permitido.

El bajo y el tenor pueden distar más de una octava si es necesario. Dos voces adyacentes pueden coincidir en una nota formando un unísono.

2. Movimientos melódicos prohibidos

Como habrás podido deducir a partir de los enlaces practicados en la Unidad 2, la conducción de voces en el estilo coral busca la continuidad de los enlaces y evita los saltos (movimientos de amplitud superior a un tono) en gran medida. Pese a ello, los saltos están permitidos siempre que estén dosificados y cumplan ciertas reglas:

  • Están permitidos los saltos de intervalos menores, mayores o disminuidos desde la 3ª hasta la 8ª, a excepción de la 7ª (mayor o menor).
  • No están permitidos los saltos de intervalos de 7ª, 9ª y superiores, ni tampoco los de intervalos aumentados (incluyendo la 2ª aumentada).
Saltos permitidos Saltos prohibidos
Saltos mayores, menores y disminuidos de 3ª, 4ª, 5ª, 6ª y 8ª. Saltos de 7ª, 9ª y superiores.
Saltos de intervalos aumentados.

Además, debemos evitar dos saltos seguidos en la misma dirección si la suma de ambos saltos forma alguno de los intervalos prohibidos.

Los intervalos aumentados, los saltos de 7ª, 9ª y superiores están prohibidos.

3. Movimientos armónicos prohibidos

Por movimiento armónico entendemos el tipo de movimiento que se produce entre dos voces. Los movimientos armónicos se clasifican en cuatro tipos:

  • Movimiento directo. Cuando las dos voces suben o bajan a la vez (se mueven en la misma dirección).
  • Movimiento paralelo. Es un movimiento directo en el que las dos voces suben o bajan manteniendo entre ellas la misma clase de intervalo.
  • Movimiento oblicuo: Cuando una voz permanece inmóvil y la otra sube o baja.
  • Movimiento contrario: Cuando una voz sube y otra baja (se mueven en direcciones contrarias).

1. Quintas y octavas paralelas

Los movimientos directo y paralelo están sometidos a algunas restricciones. Una de ellas es, como ya vimos en la Unidad 2, la estricta prohibición de las quintas u octavas paralelas entre cualquier par de voces.

2. Quintas y octavas directas

Otra prohibición clásica afecta a las quintas u octavas directas, o quintas u octavas producidas tras un movimiento directo (no paralelo) entre dos voces. Sin embargo, en la escritura a cuatro voces, esta prohibición solo suele aplicarse a las quintas u octavas producidas entre las voces extremas -soprano y bajo-, especialmente cuando la soprano se ha movido por salto.

3. Superposición

Sin estar estrictamente prohibidas, se evitarán siempre que sea posible las superposiciones. Por superposición entendemos un movimiento que recuerda al “fuera de juego” futbolístico: que una voz, al saltar, rebasa la altura recién abandonada por una voz adyacente.

Un caso particular de superposición considerado especialmente defectuoso es el que se produce al alcanzar o abandonar un unísono por movimiento directo.

El movimiento directo entre dos voces puede provocar tres tipos de defectos: Quintas y octavas paralelas, quintas y octavas directas y superposición. Las quintas y octavas directas solo son relevantes cuando se producen entre las voces extremas. La superposición solo lo es entre voces adyacentes.

4. Notas de resolución obligada

En la armonía clásica hay dos clases de notas de resolución obligada: la sensible y las disonancias. Aparte de estar obligadas a resolver de un determinado modo, las notas de resolución obligada no pueden duplicarse (aparecer a la vez en dos voces).

1. Resolución de la sensible

La sensible está obligada a resolver en la tónica mediante un movimiento ascendente de semitono. Se contemplan algunas excepciones a esta regla:

  1. En el enlace V-I, se permite la denominada resolución indirecta de la sensible, cuando ésta se encuentra en una voz intermedia. Se trata de una fórmula estandarizada en la cual la voz que tiene la sensible no resuelve en la tónica pero una voz superior lo hace en su lugar, disimulando así el defecto.
  2. En el enlace V-VI, se permite la no resolución de la sensible cuando ésta se inscribe en un movimiento descendente por segundas desde la tónica hasta el sexto grado melódico (1-7-6).

Como nota de resolución obligada que es, la sensible no debe duplicarse.

2. Preparación y resolución de las disonancias

Como veremos en la próxima unidad, las disonancias -como, por ejemplo, la 4ª justa cuando se forma con el bajo- deben ser preparadas (manteniéndolas en la misma voz desde el acorde anterior) y resolver por movimiento descendente de 2ª dando lugar a un acorde consonante.

Como nota de resolución obligada que es, la disonancia (en este caso, la 4ª) no debe duplicarse.

Las notas de resolución obligada -la sensible y las disonancias- no deben duplicarse.

Ejemplos musicales

En esta unidad continuamos con ejemplos musicales de progresiones armónicas de dos acordes en modo menor. Recuerda que uno de los dos acordes será siempre la tónica, y que incluimos ejemplos de sustitutos de acordes disminuidos (♭II napolitano y ♭VII subtónica), además de las variantes derivadas de la escala menor melódica (V menor y IV mayor).

Materiales de trabajo

Descarga la HOJA DE EJERCICIOS correspondiente a esta Unidad.

IR A LA UNIDAD 5

9 pensamientos en “Unidad 4. Reglas de conducción de voces

  1. DANIEL ORTIZ LEAL

    cordial saludo
    una pregunta en los ejercicios que significan los sostenidos, bemoles o becuadros que aparecen debajo del pentagrama.

    Gracias

    Responder
    1. bustena Autor

      Es el cifrado barroco. Las alteraciones se aplican a la tercera con respecto al bajo. Puedes leer más en la Unidad 7.

      Responder
  2. Jesús

    Contenido muy valioso para el estudiante de armonía. No veo que sea necesario como dicen por ahí ampliar el contenido porque al inicio es correcto hacer lo que se indica, gracias y mucho animo. Un saludo!

    Responder
  3. Castor

    La sensible no siempre resuelve a la tónica, si tienes el libro de armonía de Korsakov, puedes ver ejemplos donde no resuelve.

    Responder
    1. bustena Autor

      Gracias por tu contribución. No hace falta acudir a Rimsky-Korsakov para encontrar excepciones a esta regla. Como se explica en esta misma unidad, es posible resolver la sensible de forma indirecta (un procedimiento utilizado sistemáticamente en las cadencias de los corales de Bach). Además, están las llamadas resoluciones excepcionales, que se estudian más adelante. En cualquier caso, la norma general es que la sensible debe resolver ascendiendo a la tónica.

      Responder
    1. Rafael Fernández de Larrinoa

      La sensible debe resolver en la tónica. En los primeros ejemplos de la sección “Notas de resolución obligada”, eso significa que la voz que tiene la nota Si debe resolver en el Do. En el segundo ejemplo ves, sin embargo, que la voz que tiene la sensible (el tenor) no resuelve en Do, sino que baja a Sol. Lo que la flecha discontinua indica es que, en su lugar, la contralto (una voz situada por encima del tenor) proporciona el Do que debía haber dado el tenor. Es a esto a lo que se llama resolución indirecta de la sensible. Es algo que Bach (entre otros muchos) hacía sistemáticamente en sus corales, pero solo cuando la voz que tenía la sensible era una voz interior (es decir, tenor o contralto). Y es esta la razón por la que se acepta en los ejercicios de armonía.

      Responder
    2. Vasco Adolfo Herrera Vergara

      Berta la sensible siempre debe resolverse hacia la tónica! Siempre ascenderá a la tónica, y en el movimiento indirecto es otra voz que ejecuta la tónica, observa el ejemplo y veras que es el contralto que canta la nota tónica en este caso la nota “do4”. Espero te sirva la explicación y a las ordenes. Profesor Vasco Herrera Vergara.
      P.D. Muy bueno esta pagina y el contenido, felicitaciones al autor.

      Responder

¿Qué te ha parecido?