Unidad 6. Tonalidades relativas, cadencias y acordes de cuarta

karajanUna vez estudiados los acordes de tríada diatónicos de los modos mayor y menor, así como los fundamentos de la conducción de voces, en esta unidad vamos a detenernos en algunos elementos sintácticos fundamentales de la música tonal, en especial, las cadencias, así como el concepto de tonalidades relativas.

Las cadencias nos servirán además para introducir los acordes de cuarta, mientras las tonalidades relativas nos servirán para introducir el concepto de dominante secundaria (en este caso, dominantes del relativo), que ampliaremos en la Unidad 11.

Tonalidades relativas

Por tonalidades relativas entendemos las dos tonalidades (una mayor y otra menor) que comparten la misma armadura, como es el caso de Do mayor y La menor, o el de Do menor con respecto a Mi♭ mayor, etc. Conviene que veas de forma clara estas relaciones:

  • El relativo de una tonalidad mayor es su VI grado y está situado a una 3ª menor de distancia.
  • El relativo de una tonalidad menor es su III grado y está situado a una 3ª menor de distancia.

Como comparten la misma escala (las mismas notas), los acordes pertenecientes a una tonalidad pertenecen también a su relativo, pero con otra denominación: Así, el II de una tonalidad mayor es el IV de su relativo menor, etc.

Las funciones de dominante constituyen una importante excepción a lo dicho, pues debido a la presencia de la sensible, pertenecen solo a su propia tonalidad, pero no a su relativo. Tendremos esto en cuenta del siguiente modo:

  • Si, estando en una tonalidad mayor, empleamos puntualmente el V grado del relativo, cifraremos esta función como V/VI (se lee ‘quinto del sexto’).
  • Si, estando en una tonalidad menor, empleamos la función ♭VII en proximidad con el III (el relativo mayor), cifraremos esta función como V/III (se lee ‘quinto del tercero’).

La razón de cifrar así estos acordes es porque contribuyen a reforzar momentáneamente la centralidad tonal (sensación de tónica) del relativo en detrimento de la tonalidad principal.

Cifraremos el ♭VII de una tonalidad mayor como V/III cuando este acorde se sitúe inmediatamente antes o después del III grado.

Las cadencias en la música tonal

Por cadencia entendemos el giro armónico que adopta el final de una frase musical. En general estos giros están muy estandarizados y es posible categorizarlos en función de los acordes situados en último y penúltimo lugar de la frase. Consideraremos por ahora los siguientes tipos de cadencia:

  • Cadencia auténtica perfecta. O simplemente “cadencia perfecta”, es la cadencia que finaliza con los grados V-I, ambos en estado fundamental. Es la principal cadencia con carácter conclusivo, y puede amplificarse mediante el empleo de un acorde de cuarta (o de sexta y cuarta).
  • Semicadencia en la dominante. O simplemente “semicadencia”, es la cadencia que finaliza en un V grado. Tiene carácter suspensivo, y puede amplificarse mediante el empleo de un acorde de cuarta (o de sexta y cuarta).
  • Cadencia plagal. Es la cadencia que finaliza con los grados IV-I. Tiene carácter conclusivo y un cierto aire arcaico o de música sacra.
  • Cadencia rota. Es la cadencia que finaliza con los grados V-VI. Tiene el carácter de una cadencia interrumpida.

Una cadencia no es una mera sucesión de acordes (por ejemplo, V – I), sino que es una sucesión de acordes que tiene lugar al final de una frase musical.

Acordes de cuarta

Por acorde de cuarta entendemos cualquier acorde o inversión de acorde en el que una de sus notas forma una 4ª justa con el bajo. Son dos los acordes de tríada que cumplen estas características:

  • El acorde de cuarta. Es un acorde de tríada que en lugar de tener una 3ª, tiene una 4ª justa. Se cifra con un 4. En la armonía clásica esta cuarta se considera un retardo de la tercera, con las implicaciones que explicaremos más abajo.
  • El acorde de sexta y cuarta. Se obtiene mediante la 2ª inversión de un acorde de tríada, es decir, situando la 5ª del acorde en el bajo. Se denomina ‘acorde de sexta y cuarta’ porque son éstos los intervalos que se forman entre las notas del acorde y el bajo cuando se dispone el acorde en 2ª inversión.

El cifrado ‘4’ sustituye la 3ª del acorde con respecto al bajo por la 4ª. El cifrado ‘6’ sustituye la 5ª por la 6ª.

Empleo de los acordes de cuarta en las cadencias

Los acordes de cuarta (y de sexta y cuarta) cumplen un importante papel en la armonía tonal como refuerzo de las cadencias mediante la amplificación del V grado.

En las cadencias, los acordes de cuarta no se consideran tanto verdaderos acordes como “apoyaturas”, es decir, como disonancias que confieren una mayor tensión al V grado antes de que éste resuelva en el I. La consideración de estos acordes como apoyaturas tiene las siguientes implicaciones:

  • Los acordes de cuarta (o de sexta y cuarta) deben situarse en una parte del compás más fuerte que su resolución.
  • La cuarta debe resolver descendiendo un grado, para formar así un acorde de tríada en estado fundamental sobre el V grado.
  • Al ser considerada una disonancia, la 4ª no debe duplicarse.

Aunque el acorde de 6ª y 4ª es la segunda inversión del acorde cuya fundamental es la 4ª, en las cadencias este acorde es considerado como una doble apoyatura del acorde cuya fundamental es la nota situada en el bajo.

Preparación y resolución de la cuarta

La conducción de voces clásica establece que las disonancias deben prepararse y resolverse. Por preparación de la disonancia se entiende que la disonancia se mantenga en la misma voz desde el acorde precedente (con o sin ligadura). Por resolución de la disonancia se entiende su descenso un grado por debajo para dar lugar a una consonancia.

En el retardo de cuarta, la preparación y la resolución se deben cumplir de forma estricta. Al ser una disonancia, la cuarta no debe duplicarse. La duplicación más natural es la misma que la del acorde sin cuarta: Es decir, la fundamental.

En el caso del acorde de sexta y cuarta cadencial la preparación de la cuarta no es tan estricta, y puede alcanzarse también por movimiento de segunda. La resolución descendente de la cuarta debe respetarse. La duplicación más natural es la del acorde sin la sexta y cuarta: Es decir, la fundamental (el bajo).

La mejor duplicación para los acordes de cuarta y de sexta y cuarta es la de la fundamental (el bajo).

Una variante “moderna” del acorde de cuarta

La música popular de la segunda mitad del siglo XX (pop, rock, etc.) ha explotado una tercera modalidad de acorde de cuarta, el acorde IV|V (cuarto sobre quinto, no confundir con IV/V, IV del V, que veremos en otra unidad). Del mismo modo que es posible ver el acorde de sexta y cuarta cadencial como un I|V (acorde de I grado sobre la dominante, el acorde IV|V consiste en un acorde de IV grado sobre la dominante. Se cifra como V11.

En la música moderna, los acordes de cuarta no siempre resuelven resuelven la cuarta antes de hacerlo en el I grado, sino que pueden resolver directamente en él.

Ejemplos musicales

Los fragmentos musicales incluidos en esta sección ilustran una nueva estructura musical: El periodo binario es una estructura compuesta por dos frases musicales (o también cuatro agrupadas de dos en dos) similares entre sí, pero diferenciadas por el tipo de cadencia que la cerrará.

Los ejemplos incorporan algunos de los acordes que hemos conocido en esta unidad.

Materiales de trabajo

Descarga la HOJA DE EJERCICIOS correspondiente a esta Unidad.

IR A LA UNIDAD 7

6 pensamientos en “Unidad 6. Tonalidades relativas, cadencias y acordes de cuarta

  1. Jose Antonio Guerrero Fernandez

    A ver si lo entendí, entonces el acorde I 6/4 funciona como una bordadura de paso al V para resolver al I fund. pero entonces V 6/4 y I 6/4 no es lo mismo, cierto? es que al ver el primer ejemplo lo entedí así, quizás no está bien claro expuesto de esa forma.

    Responder
    1. bustena Autor

      Creo que lo has entendido correctamente. Si encuentras un V 6/4 5/3, o un V 6/4 7/+, se sobreentiende que el 6/4 es una doble apoyatura. En este caso, el V6/4 es igual que una segunda inversión del I grado, pero se cifra V6/4.
      Si encuentras un V6/4 aislado (sin 5/3 después, por ejemplo I V6/4 I6), en este caso sí sería una 2ª inversión del V grado.

      Responder
  2. Jose Antonio Guerrero Fernandez

    no entiendo porque G 6/4 es la segunda inversion de C como pone usted en el primer ejemplo.
    Si es el acorde en segunda inversion no deberia ser: re-sol-si en vez de: sol-do-mi que seria la segunda inversion de C no la de G. No entiendo, es un error o es asi?

    Responder
    1. bustena Autor

      No es un error. Te explico: El 6/4 del que hablamos figura siempre delante de un 5/3 o similar. En estos casos, entendemos que el 6 resuelve en el 5 y el 4 en el 3. Es decir, como tú bien has notado, no es una 2ª inversión del V grado, sino un V grado con doble apoyatura 6→ 5 y 4→ 3. Lo mismo que en el caso del acorde de 4ª, pero con dos notas.

      Lo engañoso de este cifrado -que aparece de forma insistente en los manuales de armonía- es que coincide con el de una 2ª inversión.

      Gracias por tu aportación al blog y espero haber resuelto tu duda.

      Responder

¿Qué te ha parecido?