Unidad 2. Funciones tonales diatónicas. El modo menor.

Funciones tonalesPor función tonal (funcionalidad tonal) entendemos la percepción que tenemos de los acordes en un contexto musical. Un mismo acorde (mayor o menor, etc.) se percibe de forma distinta dependiendo de la posición que ocupe su fundamental con respecto a la tónica del fragmento musical que se escucha. Por ello, nos referimos a la función tonal de un acorde indicando con números romanos el grado de la escala que constituye su sonido fundamental.

En esta unidad estudiaremos las funciones tonales diatónicas (los acordes que se obtienen directamente a partir de una escala, sin alteraciones), a las que añadiremos algunas otras funciones que, no siendo diatónicas de forma estricta, han sido practicadas con una asiduidad comparable.

Funciones tonales del modo mayor

Si consideramos los acordes correspondientes a una tonalidad mayor, encontramos:

  • Tres funciones mayores naturales (I, IV y V). Tomaremos en consideración una cuarta función mayor artificial (o derivada), ♭VII, que explicaremos más abajo.
  • Tres funciones menores (II, III y VI).
  • Una función disminuida (VII).

La sensible en el modo menor

La tonalidad menor carece de sensible natural (es decir, el 7º grado de la escala no dista un semitono de la tónica, sino un tono). La sensible es un elemento clave del sistema tonal, pues refuerza el papel de la tónica como centro. En el modo menor, la sensible se obtiene artificialmente elevando el 7º grado de la escala mediante una alteración ascendente, y se incorpora por defecto a los grados V y VII.

La sensible es un elemento fundamental del sistema tonal. En el modo menor se obtiene elevando el 7º grado de la escala mediante una alteración accidental.

Funciones tonales del modo menor

Si consideramos los acordes correspondientes a una tonalidad menor, encontramos:

  • Tres funciones mayores naturales (III, VI y ♭VII). Tomaremos en consideración dos funciones artificiales más (♭II y V) que explicaremos más abajo.
  • Tres funciones menores naturales (I, IV y Vm).
  • Una función disminuida natural (II)  y otra artificial (VII) que explicaremos más abajo.

Las funciones tonales básicas

Las tres funciones tonales más importantes en la música tonal (tanto en tonalidades mayores como menores) son la tónica (I grado), la dominante (V) y la subdominante (IV).

  • En el modo mayor, la tónica (I) y la subdominante (IV) son acordes mayores; en el modo menor, son menores.
  • La dominante (V) es, por definición, un acorde mayor, y constituye una función importantísima tanto en el modo mayor como en el menor. En el modo menor ha de emplearse la sensible artificial para obtener este grado, pues en caso contrario tendríamos el Vm (quinto menor), una función mucho menos importante.

La función de tónica constituye el centro tonal del fragmento musical, el acorde hacia el cual se dirige la armonía, el que ofrece la mayor estabilidad y tiene el carácter más conclusivo.

La función de dominante corresponde inicialmente al V grado, pero en un sentido más amplio engloba a las funciones que sienten mayor ‘atracción’ hacia la tónica. La característica común de estos acordes es que contienen la sensible, nota que en la armonía clásica está obligada a resolver ascendiendo a la tónica. Los grados V y VII cumplen esta función con similar eficacia.

La función de subdominante corresponde inicialmente al IV grado, pero en un sentido más amplio engloba a otros acordes menos estables que la tónica pero que no sientan la atracción hacia la tónica. En la música tonal estos acordes resuelven tanto en la tónica como en la dominante. El II grado (en ocasiones, el VI) cumple esta función con similar eficacia.

El V grado (dominante) es, por definición, un acorde mayor.

La cadencia perfecta

La serie formada por los grados I-IV-V-I constituye la progresión fundamental de la música tonal, la célula más simple que mejor resume el sentido direccional de la música europea de los siglos XVII al XIX: Dos movimientos de cuarta ascendente (I-IV y V-I) ordenados de tal modo que cada función acumula mayor tensión hasta que toda ella es liberada en la resolución V-I, en la que la sensible (incluida en el V) resuelve en la tónica.

La conclusión en V-I es una fórmula conclusiva de tal importancia que recibe un nombre específico: cadencia perfecta. La anteposición de una función de subdominante (en este caso, el IV grado) es la forma más efectiva de reforzar el carácter conclusivo de la cadencia perfecta.

Las funciones V y Vm

Como hemos dicho, el V grado cumple un importantísimo rol en el sistema tonal. Para diferenciarlo de éste, denominamos “quinto menor” (Vm) al acorde natural construido sobre el 5º grado del modo menor. Este acorde no es considerado como representante de la función de dominante, pero aún así es usado con cierta asiduidad en el modo menor.
Acorde de dominante V y quinto menor Vm.

Las funciones VII y ♭VII

El acorde construido sobre la sensible (VII grado) presenta ciertas similitudes desde el punto de vista funcional con el V grado. Aunque se emplea menos que éste, ejerce la función de dominante (=atracción hacia la tónica) con similar intensidad. Sin embargo, en el modo menor ha de emplearse la sensible artificial para obtener este grado. El VII grado es siempre un acorde disminuido.

Para diferenciarlo de este grado, denominamos ♭VII grado al acorde de tríada construido sobre la subtónica (7º grado a distancia de tono de la tónica). Se trata de un grado natural en el modo menor que eventualmente se emplea también en el modo mayor, por las razones que se explican en el siguiente apartado.
Acorde de sensible y de subtónica

Los grados ♭II y ♭VII

Los acordes construidos sobre el 7º grado del modo mayor y el 2º del modo menor son acordes disminuidos. La ingrata sonoridad del acorde disminuido explica que estas funciones se hayan empleado relativamente poco en forma de tríada en estado fundamental y, en cambio, se hayan empleado preferentemente en 1ª inversión, o como acordes de séptima, disposiciones que mejoran notablemente la sonoridad original.

Las funciones resultantes de rebajar un semitono la fundamental de estos acordes han encontrado acomodo en el sistema tonal a costa de las funciones diatónicas originales. Se trata del ♭VII grado (o subtónica) y del ♭II grado (o napolitano). Ambos son acordes mayores.
Acorde napolitano

Ejemplos musicales

En los siguientes ejemplos musicales escucharemos progresiones armónicas de dos acordes en modo menor (las progresiones de dos acordes en modo mayor las hemos estudiado en las unidades precedentes). Uno de los dos acordes será siempre la tónica, e incluimos ejemplos de sustitutos de acordes disminuidos (♭II napolitano y ♭VII subtónica), además de las variantes derivadas de la escala menor melódica (V menor y IV mayor).

Materiales de trabajo

Descarga la HOJA DE EJERCICIOS correspondiente a esta Unidad.

IR A LA UNIDAD 3

4 pensamientos en “Unidad 2. Funciones tonales diatónicas. El modo menor.

  1. Fabian

    Hola, excelente curso. Me estoy preparando para el examen de admisión de la Universidad y este hecho todo tan fácil. Te escribo porque en la hoja de ejercicios de esta unidad, desde el ejercicio 2 hablas del cifrado barroco, pero no está explicado en la unidad, solo están explicadas las funciones tonales.

    Responder
  2. Enrique

    Hola buenas , le escribo este comentario par ainformarle de que las unidades de la 1 a la 5 no se puede obtener la versión imprimible que se puede hacer para solucionar este problema

    Responder
    1. bustena Autor

      Es cierto, he cambiado recientemente de servidor y se han perdido los archivos adjuntos. Rehacerlos y restablecerlos me llevará un tiempo, pero estoy en ello. Gracias por escribir.

      Responder

¿Qué te ha parecido?