4. La tónica

brujulaHemos visto en 3. El círculo de quintas y el sistema tonal que la escala diatónica puede transportarse a cada uno de los doce semitonos que forman la escala cromática generando así doce escalas diatónicas distintas. También hemos aprendido en 2. Clasificación de los intervalos cuál es la amplitud de cada uno de los intervalos que se producen entre dos notas cualquiera pertenecientes a una escala diatónica.

Sin embargo, la escala diatónica constituye únicamente el material a partir del cual se construye la música tonal. La tonalidad es algo más que una escala, es también una organización (o jerarquización) de este material. El más importante de estos elementos organizadores es la existencia de un centro de gravedad tonal dentro de la escala: la tónica.

Tensión melódica

tensionLas notas de una melodía transmiten al oyente distintos grados de tensión. Algunos parámetros tan básicos como la intensidad (más suave, más fuerte) pueden dar más tensión a una nota. Por otro lado, la altura (más grave, más agudo) de una nota es en sí misma un factor de tensión, pues en igualdad de condiciones percibimos las notas agudas como más tensas que las graves.

Las similitudes con la lengua hablada aportan otros factores de tensión a las que denominaremos fraseo: Entonamos de forma distinta una frase enunciativa (“Hace frío”) que una interrogativa (¿Hace frío?), de modo que la primera marca el fin de de una frase (relajación), mientras que la segunda reclama algún tipo de respuesta (tensión). Un final de frase descendente resultará, en general, más conclusivo que uno ascendente.

La nota pedal

gaiteroEn la música a varias voces existe otro factor que aporta un nuevo y decisivo tipo de tensión: La disonancia. La forma más simple de armonía -presente en numerosas músicas populares y tradicionales de todo el mundo- consiste en la nota pedal: Una melodía suena por encima de una nota fija, llamada nota pedal. Al sonar la melodía sobre el pedal, cada grado de la escala se funde mejor o peor con él, generando distintos grados de tensión: El 2ª y el 7ª son los más tensos (disonantes), mientras que el unísono, la 8ª o la 5ª son los menos tensos (consonancias).

La suma de los factores altura, fraseo y disonancia, hacen que escuchemos el unísono inicial y final de la siguiente melodía como momentos de máximo reposo, excelentes para hacer conclusivo el final de la frase de forma convincente.

La tónica

arrozAunque la armonía occidental no está basada en pedales, nuestro sistema tonal conserva el concepto de “centro de gravedad tonal” o tónica: Una nota que, dentro de una obra o sección de ella, actúa como sonido de referencia para los demás -aunque no esté sonando en todo momento- y a partir del cual el resto de sonidos de la escala derivan sus cualidades -tensión, color- que les son características.

Sentir la tónica es fundamental para el estudio de la Armonía. Sin él, muchos conceptos avanzados (intercambio modal, modulación, etc.) resultan enormemente confusos. Hay varias formas de reconocer la tónica de una canción o sección musical: Buscar el sonido más “conclusivo”, reordenar mentalmente los sonidos de la canción para encontrar su escala, escuchar los bajos… Todos ellos requieren que adiestres tu intuición musical (y tu oído), así como entrenamiento y paciencia. Veremos algunos ejemplos:

Ejemplo 1

HaydnEn este ejemplo la tonalidad es muy fácil de percibir: La frase se inicia y concluye con el acorde de tónica. El bajo arranca y concluye con la tónica, pero también la melodía lo hace. Además la melodía se inicia con las tres primeras notas de la escala (Sol-La-Si).

Compara el fragmento musical con la escala de Sol mayor y podrás percibir que, en efecto, están compuestos por los mismos sonidos.

F.J. Haydn . Sinfonía nº94 (3. Minuetto)
Escala de Sol mayor

Ejemplo 2

PerryAquí también se percibe la tonalidad muy bien: La frase se inicia y concluye con el acorde de tónica. El bajo arranca y concluye con la tónica, pero la melodía no comienza con la tónica, sino con un arpegio “desordenado” de tónica (Mi, Do#, La).

Compara una vez más el fragmento musical con la escala que le corresponde (La mayor).

Linda Perry – What’s Up
Escala de La mayor

Ejemplo 3

BenitoEn este caso estamos ante una tonalidad menor: La frase se inicia con el acorde de tónica, pero acaba con otro distinto (♭VII). La melodía arranca con una nota del acorde de tónica (Fa), pero no de la tónica misma (Re). Es la nota tenida de violines que acompaña la melodía durante los dos primeros acordes la que sitúa al Re como centro de gravedad.

La frase no es conclusiva, y por ello el final no nos proporciona una tónica. Sin embargo, notamos que el Re es la nota que deberíamos utilizar si quisiéramos añadir una frase musical plenamente conclusiva.

César Benito- Una máquina de escribir
Escala de Re menor

Ejemplo 4

SibeliusOtro ejemplo en tonalidad menor: En este caso, el primer acorde está muy alejado de la escala, e incluye incluso un sonido (Re♭) que no pertenece a la misma. Es el carácter inconfundiblemente conclusivo del final de la primera semifrase (efecto de la cadencia perfecta), quien sitúa la tónica en Sol:

Jan Sibelius – Trío de cuerda en Sol menor
Escala de Sol menor

Practicar, practicar

trabajo

Puedes utilizar los fragmentos musicales de El oído armónico para ejercitar el reconocimiento de la tónica de los fragmentos musicales propuestos.

Para ello deberás tener cuidado de no leer prematuramente la tonalidad del fragmento que figura en primera línea de cada entrada, y tener tu instrumento musical a tu lado para comparar los sonidos con los del fragmento musical.

Recurso online
Virtual Piano es un teclado en línea que te puede servir si no tienes tu instrumento contigo.

2 pensamientos en “4. La tónica

¿Qué te ha parecido?