Unidad 12. Las inversiones de la séptima de dominante

acrobatsEn la Unidad 10 hemos aprendido a enlazar y usar el acorde de séptima de dominante en estado fundamental. En esta unidad estudiaremos sus tres inversiones.

Después de explicar el enlace y los principales usos de las inversiones del acorde de séptima de dominante, compararemos estas inversiones con otros acordes similares que ya hemos tenido ocasión de estudiar: Las inversiones de los grados V (tríada) y VII.

Inversión y cifrado de los acordes de séptima

Al constar de cuatro sonidos distintos, los acordes de séptima tienen cuatro estados en lugar de tres: estado fundamental y tres inversiones. El cifrado barroco de las inversiones indica la posición de la disonancia que se produce entre la fundamental del acorde y su 7ª. Estos cifrados valen para cualquier tipo de acorde de séptima:

Las inversiones de los acordes de séptima de dominante se expresan con un cifrado específico que los distingue de los acordes de séptima restantes. El signo ‘+’ indica la posición de la sensible con respecto al bajo, de modo que ‘+’ implica siempre una 3ª mayor, ‘+6’ una 6ª mayor y ‘+4’ una 4ª aumentada. Además, cuando la sensible está en el bajo (esto es, en la 1ª inversión), se utiliza el ‘5’ tachado para indicar el intervalo característico de 5ª disminuida que se forma cuando la sensible está en el bajo.

Los acordes de séptima de dominante cuentan con cifrados barrocos específicos para cada uno de sus estados, para distinguirlos de los restantes acordes de séptima. Éstos son V7+ (fundamental), V65 (1ª inversión), V+6 (2ª inversión) y V+4 (3ª inversión).

Enlace de los acordes V65, V+6 y V+4

Las inversiones de los acordes de séptima de dominante resuelven de forma regular en el I grado. Las reglas de enlace son las mismas que en el estado fundamental -la sensible asciende y la séptima desciende-. En las inversiones la resolución indirecta de la sensible es innecesaria y no se emplea.

1. Enlace de los acordes V65

La primera inversión del acorde de séptima de dominante (V65,) resuelve de forma regular en el I grado en estado fundamental. La disposición habitual es la completa (con los cuatro sonidos), aunque es posible aún utilizar la incompleta.

El bajo de los acordes V65 es siempre una sensible y, como tal, debe resolver ascendiendo.

2. Enlace de los acordes V+6

La segunda inversión del acorde de séptima de dominante ( V+6) resuelve de forma regular tanto en I como en I6. La única disposición posible es la completa, dado que la 5ª no se puede omitir debido a que se encuentra precisamente en el bajo.

3. Enlace de los acordes V+4

La tercera inversión del acorde de séptima de dominante (V+4) resuelve de forma regular en el I grado en primera inversión.

En la función V+4, el bajo es precisamente la 7ª del acorde -obligada a resolver descendiendo por grado- por lo que la única resolución posible es el I6 grado. La disposición habitual es la completa (con los cuatro sonidos), aunque es posible aún utilizar la incompleta.

Al contrario que ocurría con los acordes en segunda inversión (V+6), los acordes en tercera inversión (V+4) facilitan el empleo de las disposiciones abiertas del acorde de tónica (I6), de tan grata sonoridad.

Los acordes V+4 tienen la séptima en el bajo, lo cual obliga a resolverla descendiendo por grado.

Comparación de los acordes V6 y V65

Los acordes V6 y V65 son muy similares entre sí y resuelven de forma idéntica. En ambos acordes el bajo es una sensible que debe resolver por semitono ascendente. Su empleo y resolución como dominantes secundarias es análogo en ambos casos.

Similitud y empleo de los acordes VII6, V64 y  V+6

Los acordes VII6, V64 y V+6 son muy similares entre sí y se utilizan principalmente para enlazar el I grado con el I6 y viceversa como acordes puente (ver  Unidad 8).

El empleo de estos acordes como dominantes secundarias es análogo al anterior. En este caso, para enlazar un grado X con su 1ª inversión (X6) utilizaremos su dominante secundaria correspondiente: VII6/X, V64/X ó V+6/X. En los siguientes ejemplos, X es el II grado.

Las funciones V+6 (así como las VII6) se utilizan sobre todo como acordes puente.

Similitud y empleo de los acordes VII64 y  V+4

Los acordes VII64 y V+4 son muy similares entre sí. Ambos tienen como resolución natural la tónica en 1ª inversión (I6), y ambos proporcionan en este enlace un efecto sonoro muy particular. Como hemos visto en relación con el acorde VII64 (ver  Unidad 7, Peculiaridades del VII grado), el enlace de este acorde con I6 es bastante rígido. Es precisamente la naturalidad del enlace V+4-I6 lo que ha marginado el empleo del enlace VII64-I6.

El empleo más característico de estos enlaces es evitar la progresión V-IV (progresión fuertemente evitada en la música clásica, tal como vimos en la Unidad 9, Enlaces a evitar) en líneas de bajo que descienden por estos grados.

También puede ser empleado para enlazar con la función en 1ª inversión que deseemos alcanzar.

Ejemplos musicales

Los ejemplos musicales de esta página incorporan acordes de séptima de dominante en distintas inversiones. La serie muestra un conjunto de ejemplos musicales en orden creciente de dificultad, incorporando gradualmente acordes de séptima de dominante en función de dominante secundaria.

Materiales de trabajo

Descarga la HOJA DE EJERCICIOS correspondiente a esta Unidad.

¿Qué te ha parecido?