Antonio Vivaldi – Concierto para dos violines y cello R.565 (1711)

Tonalidad: Re menor.
Duración: 6 compases 4/4.
Cambios: 7.
Dificultad: Nivel 4.


Antonio Vivaldi fue un compositor y músico del Barroco tardío. Se trata de una de las figuras más relevantes del Barroco, y el más destacado del ámbito instrumental. Escribió más de 400 conciertos solistas, género del cual puede considerarse fundador.

Análisis

El pasaje seleccionado se inscribe en el estilo en “armonía errante” que el compositor italiano gustaba de insertar en sus obras. Se inicia con una serie de dominantes en círculo de quintas (dominantes por extensión). La última de las cuatro dominantes (G7) resuelve de forma excepcional transformándose en un acorde de sexta napolitana de la tonalidad de referencia (Eb/G).

Antes de resolver sobre el V (A7) nos reserva una última sorpresa, pues el bajo pasa por la nota Do formando un acorde de subtónica menor (♭VIIm).

Misteriosos acordes antes de una magistral fuga.

(Visited 270 times, 2 visits today)

2 pensamientos en “Antonio Vivaldi – Concierto para dos violines y cello R.565 (1711)

  1. Miguel

    Interesante fragmento. Curiosamente yo escucho el final de manera un tanto diferente. Los tres últimos acordes los escucho en sol m (bII6=sol m: VI6 – IV – V/V) . No puedo evitar escuchar el último acorde como dominante de la dominante y para mi oído la sorpresa es que no vaya a la dominante de sol. Sin embargo el penúltimo acorde no me resulta tan sorprendente en ese contexto (en la grabación sí que me suena un poco más crudo que si toco la progresión en el piano, creo que es porque le añaden la 7ª, algo que no viene en la partitura -al menos en la que he consultado-).

    Responder
    1. bustena Autor

      Gracias por tu amable comentario. El carácter “errante” de la progresión hace que la interpretación funcional no describa plenamente el efecto de la armonía. Por ejemplo, Las dominantes iniciales solo pueden ser interpretadas funcionalmente a posteriori, pues no se sabe dónde van a detenerse. La armonía moderna resuelve muy bien esta situación con el concepto de “dominantes por extensión”. Sin embargo el final lo veo más definido, en parte porque el VI6 es muy inusual en esta música (a no ser que se utilice para modular como VI6=II6) y mi oído se va directamente o a una tónica o (al llegar el acorde de dominante poco después) como napolitano, eso sí, retrospectivamente.

      Lo dicho, un saludo y gracias de nuevo!

      Responder

¿Qué te ha parecido?