Antonín Dvořák – Rusalka – Canto a la luna (1901)

Tonalidad: Sol♭ mayor.
Duración: 16 (8+8) compases 3/4.
Cambios: 18.
Dificultad: Nivel 2.


Antonín Dvořák es el compositor checo más destacado del siglo XIX. Su estilo concilia el formalismo germánico con algunos rasgos idiosincráticos del folclore bohemio.

Análisis

El estribillo de esta lírico canto a la luna consta de dos semifrases de 8 compases prácticamente idénticas (solo cambia el primer acorde de la segunda, para no repetir el acorde de tónica).

La primera mitad de cada semifrase hace uso de las funciones “débiles” (III y VI, mediante y submediante, respectivamente) tan apreciadas por el compositor bohemio. La nota de color añadida la aporta la inclusión del homónimo de la submediante (E♭), una relación de tercera lejana.

La segunda mitad de cada una de las frases consiste en un círculo de quintas hacia la tónica (VI-II-V-I), con el V grado amplificado mediante un acorde de sexta y cuarta cadencial.

Dejémoslo claro: Esta mujer ha sido una de las más grandes sopranos lírico-ligeras de todo el siglo XX. ¡Y quien no esté de acuerdo que salga inmediatamente de esta web!

(Visited 86 times, 1 visits today)

¿Qué te ha parecido?