Anton Bruckner – Sinfonía nº5 – 2. Adagio (1894)

Tonalidad inicial: Do mayor.
Duración: 16 compases 2/2.
Cambios: 14.
Dificultad: Nivel 3.


Anton Bruckner es uno de los más grandes compositores de sinfonías de todos los tiempos. Sus obras exhiben enormes proporciones y evocan la trascendencia de los dramas musicales de su admirado R W.

Análisis

Este noble tema puede analizarse de dos formas: Como un periodo binario (8 + 8) con un antecedente y un consecuente, y también como una progresión en dos pasos, dado que el consecuente no es sino una transposición del antecedente al V menor.

Tanto el antecedente como el consecuente comienzan en una tonalidad (Do mayor y Sol menor, respectivamente) y concluyen en su submediante (La mayor y Mi♭ mayor). En el caso del antecedente, la relación entre ambas tonalidades es de mediante cromática, pues La mayor es el homónimo de la submediante y, debido a ello, se sitúa en una relación lejana. Preferimos, sin embargo, analizar esta tonalidad como un La menor con tercera de picardía.

La modulación se produce en ambos casos de forma diatónica, de modo que el IV de la tonalidad inicial es reconducido como un VI de la nueva tonalidad.

Ambas frases se inician con una línea de bajo descendente armonizada siguiendo el patrón del canon de Pachelbel (I-V-VI-III), que en inversión resulta I-V6-VI-III6.

La relación entre el antecedente y consecuente es mucho más atrevida, al pasar de La mayor a Sol menor en un solo paso. Sol menor es la subtónica menor (♭VIIm) de La.

Por añadidura, la relación entre las tonalidades finales de cada semifrase es de tritono (La-Mi♭).

Este grialesco tema es sin duda el “corazón” de esta sinfonía.

(Visited 64 times, 1 visits today)

Un pensamiento en “Anton Bruckner – Sinfonía nº5 – 2. Adagio (1894)

¿Qué te ha parecido?