Gioacchino Rossini – El barbero de Sevilla – Obertura (1816)

Tonalidad inicial: Do# menor.
Duración: 11 compases 4/4.
Cambios: 9.
Dificultad: Nivel 4.


Gioacchino Rossini fue un compositor italiano conocido especialmente por sus óperas, particularmente las cómicas. Artífice del nacimiento de la ópera Romántica, conoció un éxito y una popularidad internacional que le hizo asumir el “trono” de la ópera italiana en la estética del bel canto de principios del siglo XIX, género que realza la belleza de la línea melódica vocal sin descuidar los demás aspectos musicales.

Análisis

La introducción de esta obertura incluye un sorprendente pasaje modulante de Do# menor a su relativo mayor (Mi). De forma sorprendente, este pequeño recorrido es realizado de forma muy original: Un bajo cromático descendente (Do#-Si#-Si-Si♭-La) cuyas dos últimas notas son tratadas en forma de progresión ascendente por tono (Si♭-La y Do-Si), para volver desde Si (dominante de Mi) a Mi.

El primer tramo es armonizado mediante acordes de séptima de dominante. El primero (G#7, V de Do#) lo hace con E7 (V de La), resolución excepcional bastante común, en cuanto a que Do# y La están en relación de correlativo. Después, E7 enlaza con B♭7, sustituto de tritono del mismo, o también acorde de sexta aumentada alemana con idéntica función (dominante de La) que el anterior.

Este acorde (B♭7) resuelve en su acorde de sexta y cuarta cadencial (Dm/A), y posteriormente este paso es transportado una segunda superior (C7-E/B) aprovechando el movimiento cromático ascendente de la voz superior (Sol#-La-La#-Si).

El acorde de sexta y cuarta cadencial resuelve en forma de cadencia perfecta en Mi mayor.

Armonía errante

La progresión estudiada es un ejemplo de lo que Schönberg denominó “armonía errante”: progresiones sin un rumbo fijo, que no establecen claramente una tonalidad sino localmente, y que están basados a menudo en resoluciones excepcionales de los acordes de dominante. La naturaleza de estas progresiones las hace poco aptas para su cifrado funcional.

En este caso hemos optado por cifrar la progresión en relación con la tonalidad final (Mi), lo cual no nos proporciona ninguna información clara o relevante. Para encontrar sentido a la progresión debemos hacerlo localmente: 1) paso de las dominantes correlativas de Do# y La, 2) sustitución de tritono, 3) progresión de sextas aumentadas.

El pasaje en cuestión. Por cierto: ¿Las orquestas universitarias estadounidenses suenan así y cuentan con Kent Nagano como director?

(Visited 213 times, 1 visits today)

Un pensamiento en “Gioacchino Rossini – El barbero de Sevilla – Obertura (1816)

  1. Pingback: Rossini – Obertura de El barbero de Sevilla (análisis) | HISTORIA DE LA MÚSICA

¿Qué te ha parecido?