Antonín Dvořák – Sinfonía nº9 – 1. Allegro molto (1893)

Tonalidad: Sol mayor.
Duración: 8 compases 2/4.
Cambios: 9.
Dificultad: Nivel 2.


Antonín Dvořák es el compositor checo más destacado del siglo XIX. Su estilo concilia el formalismo germánico con algunos rasgos idiosincráticos del folclore bohemio.

Análisis

El Tema B del primer movimiento de esta popular sinfonía está basado en el espiritual estadounidense “Swing Low, Sweet Chariot”. Está armonizado en dos semifrases: La progresión I-VI-III, y dos cadencias perfectas sucesivas: II-V-I y IV-V-I.

El fragmento I-VI-III es llamativo pues renuncia al más convencional I-IV-V y plantea tres acordes unificados por relaciones de tercera y la presencia en todos ellos de la tónica Sol. En la teoría armónica de jazz, estos tres grados (I, III y VI) son considerados representantes de la función de tónica en el modo mayor.

Obsérvese en el c.5 que la melodía sobre el acorde Am7 lleva un Re (tensión 11).

Sergiu Celibidache dirige a sus teutones… ¿descubrir América o volverla a invadir?

(Visited 30 times, 1 visits today)

¿Qué te ha parecido?