Johannes Brahms – Sinfonía nº4 – 4. Allegro energico e passionato (1885)

Tonalidad: Mi menor.
Duración: 8 compases 3/2.
Cambios: 8.
Dificultad: Nivel 4.


Johannes Brahms fue un compositor alemán de la segunda mitad del siglo XIX. Fue continuador de la tradición “clasicista” alemana y compuso, entre otras, cuatro sinfonías, dos conciertos para piano y uno para violín, considerado una de las más grandes obras maestras del género.

Análisis

Los ocho compases iniciales enuncian la rueda de acordes que servirá como base a esta monumental chacona. La tónica no se enuncia de inmediato, sino pasando a través de un proceso plagal (VI-II6-I).

El segmento restante está basado en un círculo de quintas cadencial (VI-II-V-I), con sutiles desviaciones. En primer lugar, el VI es remplazado por un IV6, quizá porque el VI ya había sonado al principio de la progresión.

El II es sustituido por un V/V y resuelto en un sorprendente I6. Este acorde evoca una sexta y cuarta cadencial “invertida”, quizá para mejorar la conducción del bajo hasta el final. Pero también evoca un acorde apoyatura del I grado, del tipo de Walter Piston denominó +ii7, es decir, FxO7 (Fa doble sostenido disminuido).

  • Mi = Mi.
  • Do# → Si.
  • La# → Si.
  • Fax → Sol#.

Como el acorde de tónica es menor, la resolución cromática del elemento inferior habría consistido en Fa# → Sol.

Para acabar, el V es sustituido por un acorde de sexta aumentada francesa en función de dominante (en lugar de la habitual función de dominante de la dominante). O lo que es lo mismo, el sustituto de tritono del V con tensión [#11].

A este director le gustaba mucho el dinero y a menudo no le importaba la música que tocaba, pero cuando quería, era descomunal.

(Visited 184 times, 1 visits today)

¿Qué te ha parecido?