Philip Glass – Sinfonía nº4 “Heroes” (1996)

Tonalidad: Mi♭ mayor.
Duración: 27 compases.
Cambios: 22.
Dificultad: Nivel 3.


Philip Glass es un compositor estadounidense encuadrado en la estética minimalista. Tras dar sus primeros pasos en la escena experimental neoyorquina de los años 60 y 70, se consolidó durante las décadas siguientes como uno de los compositores más exitosos de su tiempo, con numerosas contribuciones en la ópera y la música de cine.

Análisis

El primer movimiento de esta sinfonía está basado, de forma remota, en la canción “Heroes” de David Bowie. Reproduce, eso sí, la estructura estrófica del tema original.

El transporte de la tonalidad original (Re mayor) un semitono por encima parece una referencia a la tonalidad “heroica” por antonomasia: La de la Sinfonía nº3 “Eroica” de Beethoven.

La textura está basada en los característicos arpegios de Glass (en los violines), una pesada línea de bajo en negras a contratiempo, fragmentos de escala en negras en los vientos y una línea melódica entrecortada en la trompeta.

La estrofa puede dividirse en tres secciones: Los primeros ocho compases establecen la tonalidad mediante la alternancia de la tónica y la submediante del homónimo menor (♭VI), acorde que puede considerarse tanto un intercambio modal con el modo menor como una mediante cromática (o lejana).

Los siguientes 12 compases (cc.5-16) constituyen el cuerpo central de la estrofa, que puede considerarse un desarrollo o amplificación de los primeros cuatro compases. Así, la tónica aparece amplificada mediante la función se subtónica (cc.5-7), luego lo hace el ♭VI grado (mediante el II grado, en cc.8-10). A continuación, la tónica es conducida hacia ♭VI mediante dos acordes de paso (el IV y el II lidio, en cc.11-14), ambas funciones se repiten a continuación (cc.15-16).

La última sección (cc.17-23) puede considerarse como un consecuente de la anterior. Se inicia de forma similar (melodía de la trompeta) al antecedente, pero ahora conduce a una cadencia conclusiva muy original, tipo IVm-viiO7-I, con un bajo muy independiente y el vii grado en primera inversión y con una tensión de cuarta desde la fundamental, o de tono por encima de la tercera.

Ahora sí entiendo la relación entre esta obra de Philip Glass y la canción de David Bowie.

(Visited 140 times, 1 visits today)

¿Qué te ha parecido?